domingo, 11 de marzo de 2012

ANTE UNA OBRA DE FLAUGIER EN El MNAC

Cortejo Nupcial presidido por Himeneo, del artista Josep Benet Flaugier


Hoy en el MNAC me encontré con un viejo conocido del que no podía apartar la vista. Se trata de la obra pictórica titulada: "Cortejo Nupcial presidido por Himeneo", del artista Josep Benet Flaugier, a quien se debe el haber introducido el lenguaje neoclásico en la pintura catalana.

Lo curioso es que el cuadro estaba en el rincón de una sala que presentaba una exposición de monedas, que poco tenían que ver con él, y ni el mismo personal del museo sabía por qué la obra estaba colocada allí. Sola. Apartada. Sin explicación...

Sentí que me esperaba a mi

Seguro que alguno os acordais de:

http://youtu.be/A5dFLCgRnr4

Saludos
Núria







4 comentarios:

ketil brambgard dijo...

En la esquina de lo cotidiano se encuentra lo inesperado.
El cuadro aguardaba, y no lo hizo en vano.
Un beso Nuria.

Diario Literario de Viajes dijo...

Cuanta razón tienes, Ketil.

Tengo que volver sobre esta obra, siempre he tenido pendiente explicar un poco la escena que se representa, aunque se ve claramente que es el cortejo de una boda, e Himeneo, a quien se celebra, es aquella entidad que los enamorados esperan sosegar en el tálamo nupcial, donde este dios tiene su trono.
Un placer saludarte y compartir contigo ideas e historias.

Un gran abrazo.

Anónimo dijo...

De pronto pensé que tú eras una figura escapada del cuadro.
Un beso
F.A.

Núria dijo...

...Y yo que eras un caballero andante.
Un beso también para ti.